top of page

Que tu inglés no te defina.

Updated: May 7

Estaba frustrado. Veía como la pelota iba de un lado al otro de la sala de juntas y yo no podía llegar a tiempo a la conversación. Tenía la chispa retrasada. Cuando lograba la idea en mi mente, ya era tarde. No tenía gracia. Cuando al fin tenía la palabra, intentaba hablar a la velocidad de mis pensamientos en español, pero I couldn't get the slices, es decir, no me daban las tajadas. 


Me costaba resolver en caliente frente a mis jefes, clientes y compañeros.


Sofia Vergara talking about english
Dice Sofía: - ¿Sabes lo frustrante que es tener que traducir todo en mi cabeza antes de decirlo? - ¿Tienes idea de lo inteligente que soy en español?

Habla despacio, bro.

Ese fue el consejo de Milton, el boss que sabía que la dificultad para expresarme en inglés no me definía como creativo y que vio el potencial en mi para contratarme. Había llegado a este puesto en la agencia después de pasar 5 entrevistas en inglés. Yo lo tenía pero estaba ansioso, y cuando intentaba hablar se me hacía un nudo en la garganta. 


Para las entrevistas me había preparado muy bien y finalmente logré el puesto. Pero una cosa es una entrevista donde puedes ver los labios y el lenguaje no verbal del interlocutor, y otra cosa muy diferente, es una entrevista telefónica. Es allí donde empiezan casi todos los procesos de contratación y tu dolor de cabeza si no es en tu primer idioma.


¿Por qué quieres este puesto? - Siempre he tenido una pasión intensa por no morirme de hambre.

“Yo lo hablo pero no lo entiendo”

Ok, yo sabía que a determinada hora iba a sonar el teléfono. Entonces me ponía los tenis para caminar por toda la casa y fluir mejor, preparaba mis audífonos para escuchar bien y tener las manos relajadas, aclaraba mi garganta y me sentaba a ver cómo sonaba el teléfono, una, dos veces, dos veces y media: 


  • Hello?

  • Hey Fedrikoh, it’s Matt here from…


Todo iba bien hasta que for sure me tiraban una pregunta que yo no entendía. Ahí me lanzaba yo mismo el salvavidas que me había dado Mary, la Teacher, quien me enseñó inglés en paisañol: 


“Federiquito mijo, cuando no les entienda mi amor, usted les dice que you are having trouble with your cellphone signal, que si por favor repeat what you just said”.


Funcionaba perfecto.


Una relación complicada.

BE QUIET! BE QUIET!. Gritaba la profesora de inglés del Colombo mientras unos niños saltaban sobre las mesas y otros se agarraban a mochilazos. Yo miraba desde mi pupitre mientras me preguntaba qué estaba haciendo yo ahí un sábado por la mañana. Mis papás lo intentaron conmigo muchas veces en distintas academias porque consideraban que el inglés del colegio no era suficiente. De hecho, el profe de quinto trató de engancharnos con películas de Charles Chaplin ¡Con cine mudo!. No aprendí mucho el idioma, pero de otra forma no hubiese visto las pelis de este genio.



“My exposition is about…” Clase de inglés en el San Ignacio en 1994. Ninguno se salvaba de salir al frente del grupo a hablar sobre un tema libre.


Es que para mí después del verbo TO BE todo se fue a la mierda. Le siguió el enredo del DO y el DOES y la lista de verbos irregulares que me tenía que aprender para el lunes. Y no es que no me entrara el inglés en la cabezota, es que en Paisalandia no existía la posibilidad de practicarlo. En la época del cartel ningún gringo en sus cabales visitaba a Medellin, y yo veía muy lejos el momento en el cual mis padres y profesores decían que lo iba a necesitar.


Todas las profesoras de inglés tienen una de estas.

Ok English, let’s bury the hatchet. Osea, limemos asperezas bebé.

La decisión estaba tomada, me iba para la USA a vivir con Valen. Esto implicaba conseguir trabajo en agencia de publicidad y para esto me tocaba pasar con rotundo éxito las entrevistas. No podía seguir fighting like cats and dogs con el inglés. En esta ocasión era distinto: ya no iba a estudiar inglés para ganar el examen de inglés para pasar el nivel de inglés, ya iba a estudiar para continuar con mi plan de vida. 


Así fue como, gracias a mi hermana, di con Mary la Teacher. Todos los martes y jueves a las 6 de la tarde I slipped out under the radar y me volaba de la agencia para su estudio. Su forma de enseñar inglés era muy particular, me ponía a contar historias del trabajo, de la casa, de la novia. Además me enseñaba los idioms y los traducíamos al paisa. Por ejemplo:


  • It’s raining cats and dogs: Están lloviendo hasta maridos.

  • I’m in a pickle: Estoy en un chicharrón.

  • Hungry as a bear: Tengo un filo que si me agacho me corto.

  • To go on the double: Ir en bombas, a toda velocidad.

  • A song and dance: Puro tilin tilin y nada de paletas.

  • Hold your horses - ¡Calma!, manejemos la ansiedad.


Si querés saber más te recomiendo este super libro de idioms que me puso a estudiar la teacher. En él no sólo aprendí refranes y dichos en inglés, sino también un montón de vocabulario.


Con Mary la Teacher aprendí el inglés que habla la gente, ella me mostró los phrasal verbs. Estos verbos se usan todo el tiempo, pero ni en el colegio ni en cursos anteriores me los enseñaron.

When in Rome (do as the Romans do)

Las reuniones en las agencias de publicidad hispanas en Estados Unidos son muy particulares: se conduce la reunión en inglés y cuando termina, salen a chismosear en español. Al principio no lo entendía pero me di cuenta de que muchos de mis compañeros eran segunda generación de inmigrantes: nacieron acá, sus papás les hablaron primero en español y después se educaron y socializaron en inglés. Por eso es su idioma por default en el contexto profesional y con sus amigos. Es muy probable que tu compañero Jorge Vélez te hable de entrada en inglés y vos ahí: “Eavemaría pues ome, qué más pues ome Jorrrrrge”.


A menudo escucho a mis amigos inmigrantes decir que en la casa solo le hablan español a sus hijos. Algunos de ellos se tienen que hacer los que no entienden cuando la niña les empieza a responder en inglés. Es admirable como muchos perseveran y aunque tengan pareja angloparlante, esos niños crecen como Tati, una ejecutiva de cuentas que hacía el crossover de inglés perfecto a acento barranquillero con “Mira a vé pa’ vé” incluído. 


Mis alumnos son mis profes.

Cuando empecé a dar clase en Miami Ad School algo cambió. Ya no le tenía que demostrar nada a jefes o clientes. No tenía que parecer más listo, yo era el profe y mi experiencia de dos décadas como creativo publicitario en tres países me cubría la espalda. Ahora el lenguaje no parte de querer venderme a mi o mis campañas, sino de compartir lo que sé. Formar alumnos me obliga a estar presente, a coordinar mejor mente y lengua para expresar de manera precisa conceptos a veces complejos o abstractos. Si me equivoco, paro, organizo mis ideas y comienzo de nuevo, no rush. Hoy practico mi inglés con ellos 9 horas a la semana en mis cátedras de Digital Campaigns y Everything is Media. A ellos les pido que me corrijan o que me enseñen a pronunciar una palabra cuando no la tengo clara.  


Ahora me tengo toda la confianza para entablar una conversación en una sala de juntas, una reunión virtual con mis clientes de El Puerto Agency, en un bar con mis amigos de agencias pasadas o con la comunidad de dibujantes con la que salgo a hacer Urban Sketch cada tanto.


“Yo lo que quería era tener la oportunidad de expresarme” 



Así es Carolina, lo importante no es lograr un acento perfecto, se trata de aprender buen vocabulario y las conexiones gramaticales necesarias para poder expresar lo que quieres y lo que sientes, que estés presente escuchando para entender y hacerte entender. El mejor ejemplo nos lo dan los gringos que van a los países de habla hispana y se hacen entender sin complejos. Y sin ir muy lejos, mira a Bad Bunny en sus entrevistas en inglés, ¡básico! O a la hermosa de Karol G con su inglés con acento paisa. 


Con eso y menos, they hit it out of the ballpark!

198 views

Recent Posts

See All

Comentarios


elpuertoagency_miami_seagulls.jpg

¿Te identificaste con esta historia? 
Suscríbete y te cuento más.

Thanks for submitting!

Copy of Federico_Giraldo_CreativeDirector_ElPuerto_agency.jpg

About

I'm Federico Giraldo, Creative Director for Latino brands in the US.

I am the Creative Director and a partner at El Puerto Agency, a Miami-based branding and content creation agency. We aim to connect Latino brands with multicultural US audiences by overcoming language and cultural barriers.

 

I have prior experience working at agencies in Colombia, Argentina, and the United States, and I have been honored with awards at The New York Festivals, Clio, Effie, and more.

 

I am also a teacher at Miami Ad School, where I share my expertise with younger generations worldwide.

 

I invite you to explore the possibilities of collaborating with El Puerto Agency. Please visit our website and see if we would be a good match to help you succeed in the competitive US market.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram
bottom of page